Viajar por Cantabria con tu perro.

 

Cantabria es Infinita y ofrece una gran oferta natural, turística y cultural para poder pasar las vacaciones junto a tu perro. Existen varias playas donde Cantabria permite la entrada y disfrute de perros, con o sin horarios.

 

Si buscas playas que admiten perros en Cantabria, tenemos 8 Playas oficiales para ir con tu mascota en verano del 2020:

  1. Playa La Maza, en San Vicente de la Barquera
  2. Playa La Riberuca, en Suances
  3. Playa El Puntal, en Somo
  4. Arenal del Jortín, en Soto de la Marina, Bezana
  5. Playa de Trengandín en Noja
  6. Playa de Berria en Santoña
  7. Muelle Oriñón en Castro Urdiales
  8. Cala Cargadero Mioño, de Castro Urdiales

 

  1. La playa de la Maza, o playa de los Vagos, en San Vicente de la Barquera, es una pequeña playade unos 150 m de arena fina y dorada situada junto al puente de San Vicente de la Barquera y a la ría de Oyambre. Se trata de una playa de aguas muy tranquilas y baja ocupación. Además, y lo que más nos gusta es que puedes disfrutar con tu perrete todos los días del año sin ninguna restricción horaria.

 

 

  1. La Playa La Riberuca, en Suances,una playa amplia para perros de 850 m de arena de grano fino, con nivel de ocupación bajo y aguas muy tranquilas. Situada en la desembocadura del río Saja en Suances. Esta playa cuenta con parking, acceso a minusválidos, puesto de socorro, duchas y zona de picnic. Al igual que en la playa de La Maza está permitida la entrada de perros todos los días del año ¡sin ninguna restricción horaria!

 

  1. La Playa El Puntal, en Somo (Ribamontan al Mar), es la más cercana a la ciudad de Santander. Está formada por arena fina y está ubicada junto al Muelle de Somo en el Estuario del Miera. Un tramo de una playa de 4.5 km con arena dorada y fuerte oleaje desde la que se puede disfrutar de la bahía de Santander.  Además, se trata de una playa en la que está permitido practicar e nudismo a la que se puede acceder a pie desde Somo. ¡Playa donde los perretes son bienvenidos cualquier día y a cualquier hora fuera de la temporada de baño y de 20:00h a 9:00h en temporada de baño!

 

  1. el Arenal del Jortín, se encuentra en Soto de la Marina (Santa Cruz de Bezana). Se trata de una pequeña cala de arena y roca situada junto a la playa de San Juan de la Canal. Ésta playa canina es una de las mas valoradas por quienes la visitan, ya que además de tener una zona para perros, también ofrece una zona infantil, área de picnic y un par de buenos restaurantes, con parking.

 

  1. Playa de Trengandín en Noja,o la “playa grande“. Se trata de una de las playas más largas tranquilas de Cantabria con una extensión superior a los 6 km. La zona habilitada para los perretes está situada junto al monte Brusco y tiene con una longitud de unos 800 metros aproximadamente.  Es una playa de fina y dorada arena y bañada por aguas cristalinas. Cuenta con un oleaje muy suave y en bajamar descubre negras y afiladas rocas.

 

  1. Playa de Berria en Santoña, en la costa Oriental de Cantabria. Se trata de una extensa playa de casi 2 km de longitudque se encuentra en el istmo que une la península que forma el monte Buciero (en Santoña) con el municipio de Argoños. Se ubica en un lugar de gran belleza paisajística e interés natural, entre los encinares del Brusco y el Buciero, cerrando por el norte las marismas de Santoña. Una playa de la que podréis disfrutar fuera de la temporada de baño sin restricción de días ni horarios, y de 20:00 a 9:00  en temporada alta.

 

  1. Playa de Oriñón en Castro Urdiales. Esta playa también situada en la costa oriental de Cantabria,junto a la desembocadura del río Oriñón. Cuenta con unos 1300 m de arena fina y dorada, con un amplio parking y con servicio de socorrismo. bellos paseos y baños para descubrir la curiosa forma rocosa conocida como la Ballena de Oriñón. 

 

  1. Cala Cargadero Mioño en Castro Urdiales, donde los perros pueden pasear libremente durante todo el año. Se trata de una pequeña cala formada por arena, cantos rodados, aguas limpias y fuerte oleaje. Una cala singular desde la que se contempla lo que queda del antiguo cargadero de mineral. ¡Una cala de visita obligada con perro!